ITP en los alquileres

Empieza el nuevo curso, y todas las agencias inmobiliarias de Barcelona hemos tenido un mes de agosto frenético en cuanto a alquileres se refiere.

Muchos estudiantes extranjeros han llegado a la Ciudad Condal a estudiar en sus universidades y escuelas de negocio, y muchas familias se han mudado este verano a Barcelona para trabajar y buscar colegio para sus hijos. Todos con un denominador común. Necesitan casa para una estancia mínima de un año.

Una vez encontrada la vivienda ideal, y llegado a un entendimiento entre las partes, se fija día de firma y entrega de llaves.

Un buen profesional preparará un contrato acorde a la ley vigente. La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU): 

https://www.boe.es/buscar/pdf/1994/BOE-A-1994-26003-consolidado.pdf

Piche arriba para consultarla

Una vez todo está todo firmado, el inquilino cambia de titular los suministros y el propietario deposita la fianza y registra el contrato en el INCASÒL.

Pero hay una obligación que no se puede pasar por alto y mucha gente desconoce. El inquilino está obligado a pagar un impuesto por el alquiler. El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales onerosas o ITP-AJD.

Vamos a explicar de qué se trata en 4 puntos:

1. Cuánto es

La base imponible está compuesta por el importe total del alquiler o arrendamiento de la finca urbana, sobre la cual hay que aplicar el tipo de gravamen vigente, que es del 0,5%.

Ejemplo: Para un alquiler a 3 años, de 1.200€/mensuales se calcula de la siguiente manera: 1.200€ x 12 meses x 3 años = 43.200€. El importe a pagar sería: 43.200€ x 0,5% = 216€

Dicho impuesto se autoliquida con el modelo 600 y corresponde al inquilino satisfacerlo.

2. Plazo

Un mes desde la firma del contrato. Si el plazo acaba en sábado, domingo  o festivo, queda prorrogado hasta el primer día hábil siguiente.

3. Documentación

No hay que presentar copia del contrato de alquiler a condición de que el arrendador o propietario presente la fianza al INCASÒL dentro del plazo máximo de 2 meses después de la firma del contrato.

En caso contrario, sí que hay que presentarlo:
– Si la tramitación es presencial, hay que presentar el contrato de alquiler y una copia.
– Si la tramitación se hace telemáticamente, hay que adjuntar una copia escaneada.

4. Fraccionar o aplazar el pago

La normativa tributaria de recaudación prevé la posibilidad de aplazar o fraccionar el pago de los tributos cuando la situación de tesorería de las personas obligadas les impide efectuar este pago en el plazo establecido por la normativa, con el devengo de los intereses de demora correspondientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *